• Renunciar a una herencia ante notario

    Para renunciar a la herencia tenemos que acudir a una notaría, o si el proceso está en proceso judial habría que hacer un escrito y presentarlo ante un juez. El benificiario dirá expresamente que no quiere la herencia. No es posible rechazar parte de la herencia, tiene que ser o aceptarla completa o rechazarla completamente.

    Si uno de los herederos renuncia a la herencia, el resto pueden hacer valer su derecho a acrecer, esto quiere decir que se dividen de manera proporcional la parte del que renunció. Si todos los herederos de primera línea rechazasen la herencia, pasaría a los herederos de segunda línea y así sucesivamente.

    La renuncia a la herencia es irrevocable, hay excepciones en caso de aparación de un nuevo testamento, o que haya vicios en el consentimiento, pero no suele darse, hay que estar muy seguros de lo que firmamos.

    Hay que tener en cuenta que si queremos recharzar la herencia no podemos hacer uso de los bienes del fallecido, porque esto podría considerarse como una aceptación tácita y no se nos permitiría rechazar la herencia.

    No es posible rechazar una herencia si esto perjudica a un tercero, ¿qué quiere decir esto? Que si la persona que ha renunciado a la herencia tiene deudas con terceras personas, y esas deudas pueden ser liquidadas en caso de aceptar la herencia. El acreedor puede instar a un juez a declarar nula dicha renuncia.

    El plazo para aceptar o rechazar una herencia es de nueve días hábiles desde el fallecimiento del testador. El notario no realizará el documento público antes de pasado ese plazo.

    El hecho de renunciar a la herencia no implica el derecho de recibir un legado de esa herencia. Además el artículo 833 del código civil dice que se puede aceptar la mejora y rechazar la herencia.

    Si estás valorando renunciar a una herencia nuestro consejo es que consultes con un notario, en Notaría Ramallo podemos asesorarte en tu caso concreto. Pide cita en nuestra notaría, estamos en Paseo General Martínez Campos, 21 de Madrid.

    Compartir en